Prevención del cáncer de cuello uterino en las mujeres jóvenes: Lo que debo saber

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Esta información sobre la vacuna anti-VPH, como parte de la prevención del cáncer de cuello uterino, concierne especialmente a las mujeres jóvenes entre 12 y 26 años.

¿Cómo puede un virus causar cáncer de cuello de útero?

 

Los papilomavirus humanos (VPH) son muy numerosos (más de 120 tipos) y muy extendidos. Son responsables de muchas enfermedades cutáneas, como verrugas en los dedos o verrugas plantares en los pies.

En algunos casos, los papilomavirus humanos (VPH) pueden ser responsables de las modificaciones en las células del cuello uterino y provocar lesiones precancerosas, y luego cancerosas. La transmisión del VPH se realiza fundamentalmente por vía sexual, pero no es necesaria la penetración. El tiempo que transcurre entre la infección vírica y el cáncer es a menudo bastante largo (varios años entre la infección y las lesiones precancerosas y muchos años antes del cáncer).

Esta relativa lentitud de su evolución permite tener tiempo para detectar las lesiones en una fase temprana e interrumpir el proceso antes de que comience el cáncer. La prueba de detección es un estudio citológico del cuello uterino que debe hacerse con regularidad

Las vacunas también se han desarrollado para inducir las defensas del organismo contra los dos tipos de virus que se encuentran con mayor frecuencia en el cáncer cervicouterino (VPH de los tipos 16 y 18).



 

¿Cómo puedo protegerme contra el cáncer cervicouterino?

Se pueden detectar anomalías de las células cervicales en una fase temprana mediante un estudio citológico vaginal (o prueba de Papanicolau). Una vez que se mantienen relaciones sexuales, su médico o ginecólogo deberá hacer un estudio citológico vaginal de manera periódica.

Si todavía no has tenido relaciones sexuales o si acabas de iniciar tu vida sexual, tu médico o ginecólogo podrá indicarte la vacuna anti-VPH.

¿Cuándo debo vacunarme?

La respuesta es sencilla: antes o al inicio de tu vida sexual. La vacuna contra las infecciones por el papilomavirus humano se recomienda en las niñas a partir de los 9 años antes incluso de estar expuestas al riesgo de infección. Es posible también recibir la vacuna a los grupos de edad de 9 a 26 años, si nunca se han tenido relaciones sexuales o si la vida sexual comenzó hasta hace un año como máximo.

En cualquier caso, debes consultar con tu médico, quien te aconsejará si la vacuna está indicada para ti.

¿Cómo se administra la vacuna?

Hay dos tipos de vacunas contra las infecciones por el papilomavirus humano: una vacuna conocida como tetravalente (dirigida contra cuatro tipos de VPH: 16, 18, 6 y 11, los dos últimos son responsables de las verrugas genitales) y una vacuna llamada bivalente (dirigida contra los dos principales tipos de VPH: 16 y 18).

  • La vacuna tetravalente se administra en tres inyecciones. Hay un intervalo de dos meses entre la 1ª y la 2ª inyección, y un intervalo de cuatro meses entre la 2ª y la 3ª inyección.
  • La vacuna bivalente también se administra en tres inyecciones con un intervalo de un mes después de la primera inyección y un intervalo de cinco meses después de la segunda.

¿Tiene efectos secundarios la vacuna?

Los efectos secundarios asociados al tratamiento son muy leves. En los estudios clínicos realizados antes de la comercialización de las vacunas, no hubo que suspender ninguna vacuna debido a los efectos secundarios.

¿El coste de la vacuna está cubierto por la sanidad pública?

En España, las comunidades autónomas ofrecen gratuitamente la vacunación entre los 12 y 14 años de edad, según cada autonomía..

¿Debo ponerme una vacuna de refuerzo?

Se estima que la vacuna asegura una buena protección durante cinco años.

Por el momento, no se ha establecido la necesidad de una dosis de refuerzo.

¿La vacuna me protege contra el cáncer de cuello de útero?

La vacuna asegura una protección eficaz contra la infección por los dos tipos más frecuentes de papilomavirus humano (VPH 16 y 18), responsable del 70% de los casos de cáncer cervicouterino. Sin embargo, no protege contra todos los VPH.

Hay más de un centenar de papilovirus humanos, de los cuales alrededor de cuarenta pueden estar implicados en una infección genital. La mayoría de ellos presentan sólo un bajo riesgo, mientras que algunos otros siguen siendo potencialmente peligrosos. Sin embargo, debido a que la vacuna no garantiza una protección 100%, sigue siendo importante realizar una pruebas de detección periódicas mediante un estudio citológico vaginal.

Una vez vacunada, ¿debo someterme a la prueba de detección periódicamente?

Sí, tanto si estás vacunada como si no, debes seguir siendo sometida a la prueba de detección. Debes someterte a un estudio citológico vaginal cada dos o tres años después de dos pruebas normales hechas en un intervalo de un año.

¿Debo usar preservativos si estoy vacunada?

Sí. La vacuna no te protege contra otras enfermedades de transmisión sexual como el VIH y la clamidia. Los preservativos también ofrecen cierta protección contra el embarazo no deseado.

¿Puedo recibir la vacuna si estoy embarazada?

No. Se recomienda esperar hasta el final del embarazo y el período de lactancia para recibir la vacuna. Es preferible evitar el embarazo en el mes siguiente a la inyección. Sin embargo, en este caso, debes informar a tus médicos de este hecho.

Un programa organizado de deteccion de todas las mujeres del cáncer de cuello de útero sería capaz de reducir el riesgo de este cáncer en un 90%.

La vacuna contra el virus es un arma adicional para reducir el riesgo de cáncer cervicouterino. No lo ellimina totalmente. Aunque estés vacunada, es importante continuar con las pruebas de detección periódicas.