Gripe (influenza) ¿Qué es la gripe?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

La influenza, también denominada gripe, es una infección causada por un virus. La gripe afecta las vías respiratorias y causa síntomas similares a los síntomas del resfrío. Algunas veces puede resultar difícil explicar la diferencia entre gripe y resfrío sin un examen. Los síntomas de la gripe tienden a ser peores que los síntomas del resfrío.

 

La infección con el virus de la gripe algunas veces da lugar a otras infecciones, como infecciones del oído, de los senos nasales y de las vías respiratorias. La neumonía también puede ocurrir como resultado de la gripe. Puede ser causada por el virus de la gripe en sí o por una bacteria que infecta los tejidos de los pulmones que han sido dañados por el virus. Los adultos mayores, las personas con sistemas inmunes débiles y las personas con problemas médicos crónicos (por ejemplo, enfermedad cardíaca o pulmonar) están en riesgo de sufrir síntomas o problemas más graves. Por este motivo es importante intentar prevenir la gripe vacunándose todos los años.

¿Cuál es la causa?

La gripe es causada por un virus. Cuando usted tiene gripe, el virus se encuentra en la mucosidad y la saliva y puede ser contagiado a otros al toser o estornudar. Las personas pueden contraer gripe si tocan algo infectado con el virus de la gripe (como copas, picaportes y manos) y luego se tocan la boca, la nariz o los ojos.

Las epidemias de gripe se producen todos los años, generalmente al final del otoño y en el invierno.

¿Cuáles son los síntomas?

La gripe suele comenzar inmediatamente. Usted puede sentirse bien una hora y sentirse enfermo a la hora siguiente. Los síntomas de la gripe pueden ser diferentes en una persona u otra. Algunos síntomas comunes incluyen:

  • Escalofrío, sudor y fiebre
  • Tos
  • Goteo o congestión nasal
  • Dolor de cabeza o cuerpo
  • Dolor de garganta
  • Cansancio

Los síntomas de la gripe por lo general duran de tres a siete días. A menudo comenzará a sentirse mejor después de los primeros dos días aproximadamente.

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le hará preguntas sobre sus síntomas y posiblemente lo examinará. Por lo general, el diagnóstico está basado en sus síntomas. Se pueden realizar pruebas de laboratorio para detectar la gripe, pero en la mayoría de los casos no es necesario, especialmente cuando muchos otros a su alrededor están enfermos de gripe.

¿Cómo se trata?

Por lo general puede tratar los síntomas en su hogar.

  • Descanse bien.
  • Beba abundante cantidad de líquidos claros. Es conveniente beber agua, caldo, jugo, soluciones electrolíticas y bebidas descafeinadas. Cuando tiene fiebre alta, su cuerpo necesita más líquidos porque usted pierde agua por medio de la respiración y la piel. Consumir suficiente líquido también contribuye a mantener la mucosidad en los senos nasales y los pulmones diluida y a expulsarla de su cuerpo con facilidad. Cuando la mucosidad está diluida, existen menos probabilidades de que se produzca una infección en los senos nasales o en las vías respiratorias.
  • Considere tomar acetaminofeno o ibuprofeno para aliviar los dolores de cabeza y musculares y para bajar la fiebre.
    • No le dé ningún medicamento que contenga aspirina o salicilatos a un niño o adolescente. Esto incluye medicamentos tales como aspirina para bebés, algunos medicamentos para el resfrío y Pepto-Bismol. Los niños y los adolescentes que tienen gripe y toman aspirina corren el riesgo de sufrir una enfermedad grave llamada síndrome de Reye.
    • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID, por su sigla en inglés), tales como ibuprofeno, naproxeno y aspirina, pueden causar sangrado estomacal u otros problemas. Estos riesgos aumentan con la edad. Lea la etiqueta y tómelos según las indicaciones. A menos que el profesional médico lo recomiende, no los tome durante más de 10 días por cualquier motivo.
  • Si su nariz o senos nasales se congestionan, un medicamento descongestivo puede ayudarlo a sentirse mejor. Tomar un descongestivo puede ayudar a prevenir infecciones del oído o de los senos nasales.
  • Los medicamentos para la tos y las gotas para la tos pueden ayudar a controlar la tos temporalmente.

Los medicamentos antivirales son medicamentos que su profesional médico le puede recetar y que pueden aliviar los síntomas de la gripe. También lo pueden hacer sentir mejor un poco antes. Algunos de estos medicamentos son zanamivir (Relenza) y oseltamivir (Tamiflu). Los medicamentos vienen en comprimidos o en aerosol nasal. Solamente funcionarán si empieza a tomarlos los primeros dos días de la enfermedad. Por lo general se toman durante algunos pocos días. Incluso si está tomando medicamentos antivirales, puede contagiar el virus de la gripe a otras personas. Sigue siendo importante lavarse las manos con frecuencia y cubrirse la boca al toser o estornudar.

Su profesional médico puede recetarle medicamentos antivirales si no está enfermo aun pero ha estado expuesto a la gripe y no ha recibido la vacuna.

Hable con el profesional médico si tiene síntomas de la gripe y:

  • Tiene una enfermedad cardíaca, asma, bronquitis crónica, enfermedad renal, diabetes u otro problema médico crónico.
  • Su sistema inmune no funciona normalmente (por ejemplo, porque está tomando esteroides por un problema médico).
  • Sus síntomas se vuelven más graves, tiene tos con dolor, tiene tos con mucosidad o tiene problemas para respirar. Estos síntomas pueden ser signos de neumonía.

Consulte a su profesional médico:

  • Cómo y cuándo conocerá los resultados de sus pruebas
  • Cuánto demorará recuperarse de esta enfermedad
  • Qué actividades debe evitar y cuándo puede volver a sus actividades normales
  • Cómo cuidarse en su hogar
  • Qué síntomas o problemas debe observar si aparecen y qué hacer si los tiene

Asegúrese de saber cuándo debe volver para un control.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir la gripe?

La vacuna de la gripe es la mejor manera de ayudar a prevenir la gripe. Si contrae gripe, la vacuna puede ayudar a evitar que realmente se enferme. La vacuna de la gripe está recomendada para adultos y niños de 6 meses de edad y mayores. Es especialmente importante para aquellos con una enfermedad crónica.

La vacuna de la gripe se puede aplicar mediante inyección o aerosol nasal.

  • La inyección contiene virus muertos y es segura a partir de los seis meses de vida.
  • El aerosol nasal contiene virus vivos muy debilitados y solo se le puede aplicar a niños sanos mayores de 2 años y adultos sanos y mujeres que no estén embarazadas y que sean mayores de 50 años. Las mujeres embarazadas, los niños menores de 2 años, las personas de 50 años o más, o las personas que tienen sistemas inmune debilitados u otras enfermedades no pueden utilizar el aerosol nasal. Si está pensando en utilizar el aerosol nasal, consulte al profesional médico si es recomendable para usted.

Los virus de la gripe cambian cada año y la vacuna de la gripe se fabrica como protección contra los tipos de gripe que los expertos consideran que serán los más activos durante la próxima temporada de gripe. Usted debe volver a vacunarse cada año ya que la vacuna pierde efecto con el tiempo y porque se cambia cada año para protegerlo contra la variedad de gripe más probable del año. Es mejor aplicarse la nueva vacuna cada año apenas está disponible, antes del comienzo de la temporada de gripe. No obstante, si la vacuna sigue disponible, puede ser beneficioso colocársela en cualquier momento durante la temporada. La temporada de gripe suele comenzar en octubre y puede durar hasta mayo.

Las temporadas de gripe pueden variar de una región a otra. Si está en riesgo de infección y planea viajar a un área donde puede estar expuesto a la gripe, asegúrese de recibir la actual vacuna contra la gripe antes de viajar.

Otras cosas que puede hacer para evitar contraer gripe:

  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. Lávese durante 20 segundos (el tiempo suficiente como para cantar la canción completa del "Feliz cumpleaños") o use un limpiador de manos a base de alcohol.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca al estar en un lugar público.
  • Si es posible, manténgase al menos a 6 pies de distancia de las personas enfermas.
  • Intente cuidarse bien: Duerma bien, manténgase físicamente activo, controle su estrés, beba abundante cantidad de líquido y consuma alimentos saludables. Deje de fumar.
  • Mantenga limpias las superficies, especialmente las mesas de luz, las superficies del baño y los juguetes de los niños. Algunos virus y bacterias pueden vivir 2 horas o más en superficies como mesas de cafeterías, picaportes y escritorios. Límpielos con un desinfectante doméstico de acuerdo a las instrucciones en la etiqueta.

Si está enfermo, puede ayudar a proteger a otros si:

  • No asiste al trabajo o a la escuela. Evita el contacto con otras personas, excepto para recibir atención médica.
  • Se cubre la nariz y la boca con un pañuelo de papel al toser o estornudar. Desecha el pañuelo de papel después de usarlo y luego lava sus manos. Tose o estornuda en la parte superior de la manga y no en sus manos, en caso de no disponer de un pañuelo de papel.
  • Se lava las manos frecuentemente con agua y jabón o usa un limpiador a base de alcohol, especialmente después de usar pañuelos de papel o de toser o estornudar en sus manos.